Peter Hook: «New Order se separó en Buenos Aires»

 

Order aspiran a ser los anti-Rolling Stones del rock alternativo. Tocan solos o en festivales, pero nunca en grandes estadios; recorren el mundo y siguen sacando discos contra el medidor que marca «longevos». Pero la ausencia de un miembro fundador y vital vuelve tal aspiración ridícula; eso es lo que piensan muchos, sobre todo la parte interesada, que sigue los pasos de sus ex amigos como un stalker. Peter Hook y su grupo The Light pasaron por Niceto con un recorrido de clásicos de Joy Division y New Order.

En diálogo telefónico desde Porto Alegre, último punto de una gira que arrancó en Glasgow en septiembre último, Hook saca el tema de entrada y en algún momento de la charla la bilis del británico explota. «Mirá, lo interesante para mí de Buenos Aires es que New Order se separó. en Buenos Aires», dice con ironía. «Fue en noviembre de 2006, o sea, hace exactamente diez años. Y hace poco en Buenos Aires tuvieron una banda que pretendía ser New Order, ¿cierto? [¡hace menos de 10 días!]. Me pregunto qué sentido tiene ver a New Order sin mí. Es inusual que las bandas vuelvan a juntarse del modo en que ellos lo hicieron; tuvieron un comportamiento desagradable conmigo. En fin, así es la vida. Lo bueno es que ahora van a escuchar las canciones del modo en que deben ser tocadas.»

Doble desafío para él: dar un show que borre de la memoria al de sus ex amigos en la ciudad que los vio separarse. Cuenta el legendario bajista que hubo cuatro años de silencio y en 2010 decidió volver a la música, con el propósito de interpretar en vivo todo el material grabado por Joy Division y New Order en orden cronológico. Una de las giras retro lo trajo a Buenos Aires en 2014. Ahora, el reloj de Hook lo devuelve, como un capitán Kirk del rock, a 1987 y 1988. Son los años en que se editaron los compilados de singles Substance, primero el de New Order y luego el de Joy Division.

«Lo interesante del Substance de Joy Division es cuán influidos estábamos por la actitud punk. Esos valores han desaparecido», lamenta Hook. «El Substance de New Order vendió millones de copias en todo el mundo. El de Joy Division no fue tan exitoso, porque la música es más intensa. De cualquier manera, ambos discos fueron positivos para el legado de ambos grupos y es un placer volver a tocar esos temas.»

Como Paul McCartney, Peter Hook desarrolló uno de los sonidos de bajo más distintivos en el rock. Melódico, grueso pero lábil y prominente en la mezcla, ese bajo fue una de las sorpresas de Unknown Pleasures (1979), el debut de Joy Division y uno de los álbumes definitivos del post punk. Pero cabe pensar si el sonido fue una idea de Hook o el resultado de la magistral producción de Martin Hannett, famoso por desacelerar la energía del grupo en un oscuro pantano de cámara y eco. «Es interesante que haya inexactitudes sobre el rol de Martin», responde el inglés. «Yo desarrollé mi estilo y Ian Curtis (el cantante y líder de Joy Division, que se suicidó en 1980) me animó a tocar en modo rítmico y melódico, como una eyaculación. Martin Hannett fue crucial al momento de suavizar el sonido de Joy Division. Básicamente, nosotros queríamos ser como los Sex Pistols y con paciencia él nos explicó que debíamos ser más como Pink Floyd (se ríe). Tenía razón. Hannett hizo que Joy Division durara por siempre; nos entregó el don maravilloso de la atemporalidad. Cuando salió el disco no estuvimos satisfechos; éramos jóvenes y rabiosos, y en vivo Joy Division era eso: veloz y punk. Martin sacó a luz la composición y las sutilezas a expensas del ataque, y eso resultó más insidioso. Esa cualidad desgarradora nos permitió perdurar 40 años, y quizás otros 40 más.»

 

-¿Cómo era la relación con otras bandas de Manchester, como Buzzcocks y The Fall?

 

-Éramos todos muy competitivos. La mayoría de los grupos provenía de la clase media y había sido educada en escuelas de arte, mientras que nosotros proveníamos de la clase trabajadora. Así que había cierta división de clases. Ian Curtis, Dios lo bendiga, tuvo la capacidad de superar eso. Ian podía ser educado y amigable, pero también agresivo y demandante respecto de la banda. Él era nuestro embajador frente al perfil más cultural de las otras bandas. The Fall siempre fue Mark E. Smith, y él era nuestro rival.

 

-El post punk inglés era como un prisma. Había bandas politizadas, otras arty…

 

-Fue un período confuso, y dentro de la confusión Ian era muy poético. Cuando enfermó (de epilepsia), fue capaz de volcar su ira en maravillosos ensayos que aún emocionan, incluso a gente joven atraída por su música. Joy Division fue un grupo muy igualitario; cada miembro puso algo único en una música evocadora, y sobre ella se imprimió la poesía de Ian como una fuerza mayor. Es triste que no hayamos sido conscientes de eso en su momento.

 

-Uno escucha los singles de Joy Division y se percibe la influencia de Raw Power, de Iggy & The Stooges.

 

-Raw Power fue una fuente de inspiración. Kraftwerk, Raw Power y The Velvet Underground eran nuestras influencias, pero éramos muy buenos para ocultarlas. Otro favorito era Metallic K.O., el disco en vivo de Iggy & The Stooges. Nuestro deseo era sonar como la banda en ese disco. Así que me doy un gusto en estas giras; toco las canciones como creo que deberían tocarse y espero ser fiel, tanto en sonido como en actitud.

 

 

Fuente: La Nacion.

Señor Aguja /twitter: @AgujaRoja

Volver a Novedades

Qué pensas de la nota?