“Strange Little Birds”, el nuevo disco de Garbage

 

“Strange Little Birds”, sexta placa del grupo estadounidense Garbage lanzada el viernes, se presenta como el trabajo más oscuro del cuarteto en más de 20 años de registros discográficos pero, al contrario de sus álbumes anteriores, es en el que las voces suenan más naturales.

 

A lo largo de todo el registro Shirley Manson canta envolviendo el ambiente con una voz gutural, rasposa y, por momentos, desesperante, como en los versos que abren el disco: “Aprendo más cuando estoy sangrando. Me tirás abajo, entonces me levanto”.

 

Así, la voz de la colorada vocalista irlandesa parece no sucumbir al paso del tiempo sino que demuestra estar en un momento superlativo en el que se pasea, con experiencia, a lo largo de una amplia paleta de colores y sensaciones, con letras íntimas y directas.

 

Luego de 21 años de su debut discográfico homónimo, el cuarteto no se preocupa en reproducir el éxito de estribillos y guitarras que tenían en himnos como “Stupid Girl” o “Queer” y con la excepción de la rockera “Empty”, que recuerda al aclamado “2.0”, el resto de la placa trae canciones más complejas, con menos melodías y más rítmica, usando las baterías electrónicas como si fueran yunques que agarran de los pies a las letras y las anclan a tierra.

 

Las melodías vocales, cuyos coros se procesan con reverberancias, delays y chorus, le enfatizan el tono natural que la voz principal de la ex Angelfish puso de forma consciente, con la idea de “sonar más pasional”, según explicó Butch Vig, baterista del grupo.

 

Mezclado y producido por Butch Vig y Billy Bush y masterizado por Emily Lazar, ambos colaboradores de Garbage en su anterior trabajo, “Not Your Kind of People” (2012), la placa de 11 canciones zigzaguea entre el sonido electrónico y uno más humano.

 

Fuente: El Dia

Señor Aguja /twitter: @AgujaRoja

Volver a Novedades

Qué pensas de la nota?

Red Moskito Radio