Black Stone Cherry – “Magic mountain” ultimo álbum de estudio (2015)

 

Mientras aún estamos disfrutando del excelente compilado de Classic Rock, con sus singles de éxito, temas en formato acústico (indispensable su versión de “Fire and water” de Free) y temas en vivo pertenecientes a su actuación en el Download inglés del pasado año, nos llega la nueva obra de los de Kentucky: “Magic mountain”, cuarto disco en estudio del cuarteto americano que sigue explotando ese cruce entre Stoner Rock y Southern Rock que tantos éxitos les ha proporcionado desde aquel lejano primer disco en 2007 que contenía temas tan relevantes como “Lonely train”, “Rain wizard” o “Hell and high water”.
En esta nueva entrega el grupo sigue por los mismos derroteros que le llevaron a la fama: cruce entre stoner rock, rock sureño, como dije anteriormente, estribillos coreables, melodías que se pegan como pegamento instantáneo, y un punto de rock mainstream que tanto gusta en América.

Todo esto queda perfectamente reflejado en el primer single del disco: “Me and Mary Jane”, y cuarto tema del mismo.

Anteriormente hemos disfrutado con los pétreos riffs de “Holding on…to letting go” que comienza como si el grupo estuviera en su local de ensayo. Atención a esas guitarras dobladas, trabajo excelente de Chris y Ben. El poso Hard/Heavy del grupo es evidente en ellas.

El sonido de la banda también se adentra en el pantano del Blues y lo hace de manera eficiente con “Bad luck & hard love” pero solo en su letra, su sonido sigue siendo marca de la casa, incluyendo ese inicio tan Hendrixniano que toma fuerza en el solo del tema.

“Runaway” les acerca al rock mainstream. Un medio tiempo intenso, emotivo con un gran trabajo instrumental pero sobre todo vocal por parte de Chris, un fuera de serie. Por supuesto los coros del mismo se pegan más que una lapa.

Posiblemente el “Demoniaco” Joe Baresi, productor y mezclador del disco tenga mucho que ver en el potente sonido del grupo, sobre todo en cuanto a las guitarras se refiere.

Esos riffs suenan que atruenan y combinados con la explosiva voz de Chris han dado un paso más en su carrera.

Una buena muestra de ello es “Never surrender”, donde literalmente Chris grita el estribillo más que cantarlo.

Para contrarrestar esta fuerza desbocada, “Blow my mind”, el siguiente corte del disco, tiene ínfulas de blues, pero con la fuerza que le imprime la banda a todo él se queda en un quiero y no puedo.

La balada del disco, muy cercana a aquel precioso y emotivo tema de “Folklore and superstition” llamado “Things my father said”, aunque solo sea en su inicio viene de la mano de “Sometimes”, denso, cargado, atmosférico en ocasiones, pero intenso en todo momento. Destacar que el tema en cuestión está compuesto junto a Graig Wiseman, autor de infinidad de temas para músicos de diferente pelaje entre los que encontramos a Tim McGraw, el mismo que cantó junto a Def Leppard el tema “Nine lives” de su “Songs from the spakle lounge”, Billy Ray Cirus, padre de la exótica y provocadora Miley, que aburrió a todos con el tema “Achy breaky heart”, Roy Orbison, Faith Hill o los más cercanos musicalmente hablando Nickelback.

“Fiesta del fuego”, así, en castellano, podemos dividirla en dos temas bien diferenciados. Por un lado tenemos el tema en sí, un tema festivo, con un pétreo riff de guitarra y un ritmo persistente, y por otro tenemos el final del mismo, más allá del minuto tres, donde el grupo retoma algún tema perdido de su historia finalizando la canción como si de una potente y sugestiva jam se tratase. Este pequeño truco final lo vuelven a utilizar en “Hollywood in Kentucky”, un tema cercano a su famoso “White trash millionare” en cuanto a significado que desprende su letra, y muy cercano a Lynyrd Skynyrd musicalmente hablando.

Cierra el disco la Zeppeliniana “Remember me”, aunque solo sea por ese inicio, es un excelente final para un notable disco.

Si tenéis la oportunidad de haceros con la edición para Best Buy disfrutaréis de dos temas extras: la potente “Leave your world behind” con un trabajo de Jonathan al bajo excepcional, y la poderosa “Revolutionize” donde el que destaca es Ben y su guitarra.

Sí, Black Stone Cherry pueden llegar a cansar a más de uno, acusarles de vendidos, repetitivos, y de haber perdido su frescura, pero yo lo veo desde otro prisma, concretamente el contrario, la banda mantiene un sonido propio, aunque beba de diferentes fuentes, intentan llegar a más público, al fin y al cabo lo que quieren es vender más discos y llenar más conciertos, y por suerte la frescura en sus temas la siguen teniendo.

“Magic mountain” es un notable disco lleno de pequeños momentos en una u otra canción y que ni aburre ni decae en ningún momento. Si estuviéramos hablando de otra banda diríamos que este es su mejor disco, y por supuesto infinidad de músicos matarían por ese puñado de riffs que contiene el disco.

Sí, Black Stone Cherry lo han vuelto a conseguir. Pueden estar orgullosos de ello.

Track list:

01. Holding on…to letting go
02. Peace pipe
03. Bad luck & hard love
04. Me and Mary Jane
05. Runaway
06. Magicountain
07. Never surrender
08. Blow my mind
09. Sometimes
10. Fiesta del fuego
11. Dance girl
12. Hollywood in Kentucky
13. Remember me

Line up:

– Chris Robertson: voz y guitarra
– Ben Wells: guitarra y coros
– Jonathan Lawhon: bajo y coros
– John Fred Young: batería y coros

 

Señor Aguja /twitter: @MoskitoAguja

Volver a Novedades

Qué pensas de la nota?

Red Moskito Radio